Fundación Pueblo en la Crisis de Coronavirus

30 de abril de 2020

El virus corona nos afecta a todos en este momento, pero no a todos de igual manera. Bolivia es uno de los países peor preparados del mundo para las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia. Según el Ministerio de Salud, Bolivia tiene actualmente 1.229 personas

infectadas (al 2 de mayo de 2020). Eso no parece mucho, pero cuántos casos existen realmente no está claro. Por un lado, a mediados de abril, en todo el país solo se llevó a cabo un número muy pequeño de pruebas: menos de 4,000. Además, existen informes a veces espeluznantes sobre un tratamiento totalmente tardío y deficiente que los pacientes “oficiales” de COVID19 experimentan en centros de salud mal equipados y también sobre su exclusión social en sus vecindarios. Por lo tanto, existen fuertes incentivos para no ser examinados en busca del virus y atribuir una muerte en el vecindario a otras razones. El 25 de marzo, el gobierno declaró la “emergencia sanitaria” . Solo los ciudadanos adultos menores de 65 años pueden salir de la casa y solo  un día a la semana asignado. Donde la policía está presente, las vulneraciones son castigadas  con altas multas y encarcelamiento. En muchas áreas rurales y los barrios pobres de las grandes ciudades, donde, además de otros servicios gubernamentales, la policía también está menos presente, lidiar con las restricciones es a menudo más flexible, lo que el gobierno ha culpado repetidamente por la propagación del virus.

Por la situación actual, en Bolivia,  todos nuestros proyectos se ven afectados. Las visitas a las regiones de los  proyectos, aunque sean cercanas, con raras excepciones se vuelven imposibles. En las siguientes páginas nos gustaría informar cómo seguimos tratando de apoyar a nuestros grupos de meta de la mejor manera posible.

Hospedaje Estudiantil en Familia

Desde el 12 de marzo todas las Unidades Educativas están sin actividades. Estamos particularmente preocupados por nuestro Hospedaje Estudiantil de la comunidad de Tentaguazu. Las familias indígenas guaraníes que viven en la región están afectadas especialmente por los efectos de la pandemia.  Después de que terminó la temporada de pesca,

la comunidad  depende, en gran medida, de los suministros externos de alimentos, que ahora se ha vuelto extremadamente restringido debido a las medidas drásticas en el transporte. Después de numerosos intentos, David, nuestro coordinador regional de Tarija, recibió un permiso excepcional en abril, para visitar la comunidad y llevar insumos de  comida a 59 familias. Los paquetes contenían alimentos básicos como harina, arroz, pasta, azúcar y aceite. Organizamos la distribución de estos alimentos con los líderes comunitarios tradicionales y la Alcaldía de Entre Ríos.

Distrubución de paquetes de alimentos en la comunidad de Tentaguazu.

La situación en las tierras altas de Copacabana, donde se encuentra nuestro segundo Hospedaje Estudiantil, es actualmente menos precaria. Ahora es el momento de la cosecha de papas y frijoles, y la comunidad todavía tiene una tienda adecuadamente equipada con alimentos básicos como arroz y harina. Actualmente estamos planeando apoyar a las siete madres anfitrionas de la comunidad que reciben a los estudiantes de primaria con alimentos adicionales tan pronto como la escuela reanude actividades. El Ministerio de Educación aún no ha decidido cuándo será.

Formación Técnica para Mujeres Migrantes en El Alto

En nuestro programa de Mujeres Migrantes en El Alto, nuestra coordinadora del programa, Esther, mantiene contacto con muchas de las participantes de los cursos, ya que la mayoría de ellas cuentan con un teléfono móvil. Del mismo modo, a pesar de las rigurosas restricciones de salida, ella continúa  manteniendo  conversaciones con la Unidad de la Mujer de la Alcaldía de El Alto. Esto permite que las mujeres que se encuentran  en una emergencia, de falta de comida grave, sean dirigidas a los programas de apoyo de la Alcaldía. Lo mismo se aplica a los casos en que hay signos de violencia intrafamiliar.

Donación de materiales de bioseguridad al Hospital del Norte.

 

 

En caso de infección, las mujeres dependen del Hospital Estatal del Norte en El Alto. Aunque es el hospital de referencia para todos los pacientes con COVID-19 en el departamento de La Paz, el personal médico sigue quejándose de la falta de material de protección y desinfección. Nos complace haber podido  responder a una solicitud, del hospital, con una donación de material de bioseguridad. Para hacer esto, tuvimos que recurrir a nuestras amistades que en ese momento estaban disponibles.  Aunque la donación en especie compuesta por 250 máscaras protectoras y un stock de material de desinfección fue de acuerdo a nuestras posibilidades, fue recibida con gratitud por el personal médico del hospital.

Acceso Publico en Yanacachi

De Yanira y Oscar, nuestro equipo para el proyecto de Promoción de la Democracia en la comunidad de  Yanacachi, continúa apoyando la campaña nacional #YoMeQuedoEnCasa y prácticamente difundirán los mensajes que producen.

Después de que ocurriera el primer caso de Coronavirus en el municipio vecino de Chulumani, a mediados de abril el municipio de Yanacachi se aisló del mundo exterior. Desde entonces, solo han entrado y salido las entregas de alimentos y garrafas de gas.

Colas con distancias sociales insuficientes en el pago de bonos estatales en Yanacachi.

Lo difícil  es mantener una distancia social en la vida cotidiana, en una sociedad como la boliviana, donde el  contacto físico cercano es habitual; por ejemplo, el  saludo  fue parte de ésto hasta hace unas semanas y se demostró durante el pago de bonos estatales en Yanacachi. En las regiones rurales  más pobres de Bolivia, en particular, aparte de equipamiento médico hace falta también el conocimiento de reglas básicas de higiene y su  implementación como  lavarse las manos frecuentemente. Nuestro equipo en Yanacachi está tratando de incluir estas medidas a traves de sus reportajes.

 

 

 

Fundación Pueblo 2020, La Paz.
All content is licensed under Creative Commons CC BY 4.0.